Ejemplos de un ecosistema

  • por
Ejemplos de un ecosistema

Ejemplos de ecosistemas biológicos

Ecosistema humano «Ecosistema humano» es el término que utilizan los científicos para estudiar el modo en que las personas interactúan con sus ecosistemas. El estudio de los ecosistemas humanos tiene en cuenta la geografía, la ecología, la tecnología, la economía, la política y la historia. El estudio de los ecosistemas urbanos se centra en las ciudades y los suburbios.

Triángulo de CoralEl ecosistema más diverso del mundo es el enorme Triángulo de Coral del sudeste asiático. El Triángulo de Coral se extiende desde las Filipinas, en el norte, hasta las Islas Salomón, en el este, y las islas de Indonesia y Papúa, en el oeste.

Bactrianos y dromedariosLos distintos ecosistemas desérticos albergan diferentes especies de camellos. El camello dromedario es alto y rápido, con largas patas. Es originario de los desiertos cálidos y secos del norte de África y la península arábiga. El camello bactriano tiene un pelaje más grueso, es más corto y tiene más grasa corporal que el dromedario. El camello bactriano es originario de las frías estepas desérticas de Asia Central: Los dromedarios tienen una joroba, los bactrianos tienen dos.

Ecología funcional

La vida en un ecosistema suele consistir en la competencia por los recursos limitados, una característica de la teoría de la selección natural. La competencia en las comunidades (todos los seres vivos dentro de hábitats específicos) se observa tanto dentro de las especies como entre especies diferentes. Los recursos por los que compiten los organismos incluyen la materia orgánica de los organismos vivos o anteriormente vivos, la luz solar y los nutrientes minerales, que proporcionan la energía para los procesos vivos y la materia para formar las estructuras físicas de los organismos. Otros factores críticos que influyen en la dinámica de la comunidad son los componentes de su entorno físico y geográfico: la latitud de un hábitat, la cantidad de lluvia, la topografía (elevación) y las especies disponibles. Todas ellas son variables ambientales importantes que determinan qué organismos pueden existir en una zona concreta.

Pastizales

Por ejemplo, los bosques tropicales son ecosistemas formados por seres vivos como árboles, plantas, animales, insectos y microorganismos que están en constante interacción entre ellos y que se ven afectados por otros componentes físicos (sol, temperatura) o químicos (oxígeno o nutrientes).

El concepto de < ecosistema > es posible a varias escalas de magnitud. Desde organismos multicelulares como insectos, animales o plantas, pasando por lagos, cordilleras o bosques, hasta el planeta Tierra en su conjunto.

Junto con los ecosistemas de agua dulce, los ecosistemas marinos también forman parte de la categoría más amplia de los ecosistemas acuáticos. Los ecosistemas marinos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra y tienen un alto contenido en sal. Algunos ejemplos de ecosistemas marinos son los sistemas de alta mar, como la superficie del océano, el mar profundo, los océanos pelágicos o el fondo marino. Pero también hay sistemas cercanos a la costa como los arrecifes de coral, los manglares o las praderas marinas.

Los ecosistemas marinos también pueden caracterizarse siguiendo las dimensiones abióticas y bióticas mencionadas anteriormente. Así, sus componentes bióticos son los organismos y sus especies, los depredadores, los parásitos y los competidores. Por el contrario, la concentración de nutrientes, la temperatura, la luz solar, la turbulencia, la salinidad y la densidad son sus componentes abióticos.

Ecología forestal

Por ejemplo, los bosques tropicales son ecosistemas formados por seres vivos como árboles, plantas, animales, insectos y microorganismos que están en constante interacción entre ellos y que se ven afectados por otros componentes físicos (sol, temperatura) o químicos (oxígeno o nutrientes).

El concepto de < ecosistema > es posible a varias escalas de magnitud. Desde organismos multicelulares como insectos, animales o plantas, pasando por lagos, cordilleras o bosques, hasta el planeta Tierra en su conjunto.

Junto con los ecosistemas de agua dulce, los ecosistemas marinos también forman parte de la categoría más amplia de los ecosistemas acuáticos. Los ecosistemas marinos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra y tienen un alto contenido en sal. Algunos ejemplos de ecosistemas marinos son los sistemas de alta mar, como la superficie del océano, el mar profundo, los océanos pelágicos o el fondo marino. Pero también hay sistemas cercanos a la costa como los arrecifes de coral, los manglares o las praderas marinas.

Los ecosistemas marinos también pueden caracterizarse siguiendo las dimensiones abióticas y bióticas mencionadas anteriormente. Así, sus componentes bióticos son los organismos y sus especies, los depredadores, los parásitos y los competidores. Por el contrario, la concentración de nutrientes, la temperatura, la luz solar, la turbulencia, la salinidad y la densidad son sus componentes abióticos.