Experimento de joule thomson

  • por
Experimento de joule thomson

Válvula joule-thomson

En termodinámica, el efecto Joule-Thomson (también conocido como efecto Joule-Kelvin o efecto Kelvin-Joule) describe el cambio de temperatura de un gas o líquido real (a diferencia de un gas ideal) cuando se le hace pasar por una válvula o un tapón poroso mientras se le mantiene aislado para que no se intercambie calor con el entorno[1][2][3] Este procedimiento se denomina proceso de estrangulamiento o proceso Joule-Thomson. [4] A temperatura ambiente, todos los gases, excepto el hidrógeno, el helio y el neón, se enfrían al expandirse por el proceso Joule-Thomson al ser estrangulados a través de un orificio; estos tres gases experimentan el mismo efecto, pero sólo a temperaturas más bajas[5][6] La mayoría de los líquidos, como los aceites hidráulicos, se calientan por el proceso de estrangulación Joule-Thomson.

El proceso de estrangulamiento por enfriamiento de gas se aprovecha habitualmente en los procesos de refrigeración, como los licuadores[7][8] En hidráulica, el efecto de calentamiento del estrangulamiento Joule-Thomson puede utilizarse para encontrar válvulas con fugas internas, ya que éstas producirán calor que puede detectarse mediante un termopar o una cámara de imagen térmica. El estrangulamiento es un proceso fundamentalmente irreversible. El estrangulamiento debido a la resistencia al flujo en las líneas de suministro, intercambiadores de calor, regeneradores y otros componentes de las máquinas (térmicas) es una fuente de pérdidas que limita el rendimiento.

Experimento joule-thomson pdf

En termodinámica, el efecto Joule-Thomson (también conocido como efecto Joule-Kelvin o efecto Kelvin-Joule) describe el cambio de temperatura de un gas o líquido real (a diferencia de un gas ideal) cuando es forzado a través de una válvula o un tapón poroso mientras se mantiene aislado para que no se intercambie calor con el entorno[1][2][3] Este procedimiento se denomina proceso de estrangulamiento o proceso Joule-Thomson. [4] A temperatura ambiente, todos los gases, excepto el hidrógeno, el helio y el neón, se enfrían al expandirse por el proceso Joule-Thomson al ser estrangulados a través de un orificio; estos tres gases experimentan el mismo efecto, pero sólo a temperaturas más bajas[5][6] La mayoría de los líquidos, como los aceites hidráulicos, se calientan por el proceso de estrangulación Joule-Thomson.

El proceso de estrangulamiento por enfriamiento de gas se aprovecha habitualmente en los procesos de refrigeración, como los licuadores[7][8] En hidráulica, el efecto de calentamiento del estrangulamiento Joule-Thomson puede utilizarse para encontrar válvulas con fugas internas, ya que éstas producirán calor que puede detectarse mediante un termopar o una cámara de imagen térmica. El estrangulamiento es un proceso fundamentalmente irreversible. El estrangulamiento debido a la resistencia al flujo en las líneas de suministro, intercambiadores de calor, regeneradores y otros componentes de las máquinas (térmicas) es una fuente de pérdidas que limita el rendimiento.

Efecto joule-thomson inverso

Durante varios años, James Prescott Joule y William Thomson -ambos físicos británicos- trabajaron en colaboración, realizando experimentos destinados a analizar y hacer avanzar la termodinámica. En 1852, los investigadores hicieron un descubrimiento especialmente notable. Descubrieron que puede producirse un cambio de temperatura en un gas como resultado de un cambio repentino de presión sobre una válvula. Conocido como efecto Joule-Thomson (o a veces efecto Thomson-Joule), este fenómeno ha demostrado ser importante en el avance de los sistemas de refrigeración, así como de los licuadores, acondicionadores de aire y bombas de calor. También es el efecto responsable de que la válvula de un neumático se enfríe al soltar el aire de una rueda de bicicleta.

El cambio de temperatura correspondiente al efecto Joule-Thomson puede producirse cuando un gas que fluye pasa por un regulador de presión, que actúa como dispositivo de estrangulamiento, válvula o tapón poroso. En este caso, el cambio de temperatura no es necesariamente deseable. Para equilibrar cualquier cambio de temperatura relacionado con el efecto Joule-Thomson, se puede utilizar un elemento de calentamiento o enfriamiento.

Tabla de coeficientes joule-thomson

En termodinámica, el efecto Joule-Thomson (también conocido como efecto Joule-Kelvin o efecto Kelvin-Joule) describe el cambio de temperatura de un gas o líquido real (a diferencia de un gas ideal) cuando se le hace pasar por una válvula o un tapón poroso mientras se le mantiene aislado para que no se intercambie calor con el entorno[1][2][3] Este procedimiento se denomina proceso de estrangulamiento o proceso Joule-Thomson. [4] A temperatura ambiente, todos los gases, excepto el hidrógeno, el helio y el neón, se enfrían al expandirse por el proceso Joule-Thomson al ser estrangulados a través de un orificio; estos tres gases experimentan el mismo efecto, pero sólo a temperaturas más bajas[5][6] La mayoría de los líquidos, como los aceites hidráulicos, se calientan por el proceso de estrangulación Joule-Thomson.

El proceso de estrangulamiento por enfriamiento de gas se aprovecha habitualmente en los procesos de refrigeración, como los licuadores[7][8] En hidráulica, el efecto de calentamiento del estrangulamiento Joule-Thomson puede utilizarse para encontrar válvulas con fugas internas, ya que éstas producirán calor que puede detectarse mediante un termopar o una cámara de imagen térmica. El estrangulamiento es un proceso fundamentalmente irreversible. El estrangulamiento debido a la resistencia al flujo en las líneas de suministro, intercambiadores de calor, regeneradores y otros componentes de las máquinas (térmicas) es una fuente de pérdidas que limita el rendimiento.