Edificio villanueva del museo del prado

Edificio villanueva del museo del prado

museo del prado van gogh

La colección comprende actualmente unos 8.200 dibujos, 7.600 pinturas, 4.800 grabados y 1.000 esculturas, además de muchas otras obras de arte y documentos históricos. En 2012, el museo exponía unas 1.300 obras en los edificios principales, mientras que unas 3.100 obras estaban en préstamo temporal a diversos museos e instituciones oficiales. El resto estaba almacenado[4].

El edificio que hoy alberga el Museo Nacional del Prado fue diseñado en 1785 por el arquitecto de la Ilustración en España Juan de Villanueva por orden de Carlos III para albergar el Gabinete de Historia Natural. Sin embargo, la función definitiva del edificio no se decidió hasta que el nieto del monarca, Fernando VII, animado por su esposa, la reina María Isabel de Braganza, decidió destinarlo a un nuevo Real Museo de Pinturas y Esculturas. El Real Museo, que pronto pasaría a llamarse Museo Nacional de Pintura y Escultura, y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió al público por primera vez en noviembre de 1819. Se creó con el doble objetivo de mostrar las obras de arte pertenecientes a la Corona española y de demostrar al resto de Europa que el arte español tenía el mismo mérito que cualquier otra escuela nacional. Además, este museo necesitó varias reformas durante los siglos XIX y XX, debido al aumento de la colección así como al incremento del público que quería ver toda la colección que albergaba el Museo[6].

visita virtual al museo del prado

DescripciónInformaciónEl Museo del Prado, que conmemoró su 200 aniversario en 2019, es la joya de la corona de uno de los itinerarios turísticos más populares de la ciudad: el Paseo del Arte, donde también se encuentran los museos Thyssen-Bornemisza y Reina Sofía. Las paredes del Prado están repletas de obras maestras de las escuelas española, italiana y flamenca, entre las que destacan Las Meninas de Velázquez y El Tres de Mayo de 1808 de Goya. Su colección consta de 8.600 cuadros y más de 700 esculturas, por lo que le recomendamos que decida qué quiere ver antes de entrar en el museo. Si dispone de poco tiempo, la página web del Prado le propone tres itinerarios de 1, 2 y 3 horas de duración que recorren las obras maestras más importantes del museo.

->  Sitios bonitos sierra de madrid

El Museo del Prado alberga la colección de pintura española más completa del mundo. Comience su visita en el siglo XI, contemplando los murales mozárabes de la Iglesia de San Baudelio de Berlanga, y de ahí pase a los lienzos pintados por Bartolomé Bermejo, Pedro Berruguete, Juan de Juanes o Luis de Morales para trazar una línea de tiempo desde la pintura gótica española-flamenca hasta el Renacimiento. En las salas dedicadas a El Greco se exponen algunas de sus obras más notables, como El caballero de la mano en el pecho o La Santísima Trinidad.

lo más destacado del museo del prado

La colección comprende actualmente unos 8.200 dibujos, 7.600 pinturas, 4.800 grabados y 1.000 esculturas, además de otras muchas obras de arte y documentos históricos. En 2012, el museo exponía unas 1.300 obras en los edificios principales, mientras que unas 3.100 obras estaban en préstamo temporal a diversos museos e instituciones oficiales. El resto estaba almacenado[4].

El edificio que hoy alberga el Museo Nacional del Prado fue diseñado en 1785 por el arquitecto de la Ilustración en España Juan de Villanueva por orden de Carlos III para albergar el Gabinete de Historia Natural. Sin embargo, la función definitiva del edificio no se decidió hasta que el nieto del monarca, Fernando VII, animado por su esposa, la reina María Isabel de Braganza, decidió destinarlo a un nuevo Real Museo de Pinturas y Esculturas. El Real Museo, que pronto pasaría a llamarse Museo Nacional de Pintura y Escultura, y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió al público por primera vez en noviembre de 1819. Se creó con el doble objetivo de mostrar las obras de arte pertenecientes a la Corona española y de demostrar al resto de Europa que el arte español tenía el mismo mérito que cualquier otra escuela nacional. Además, este museo necesitó varias reformas durante los siglos XIX y XX, debido al aumento de la colección así como al incremento del público que quería ver toda la colección que albergaba el Museo[6].

->  Hotel la torre pisa

qué es el prado en españa

El edificio que alberga el Museo Nacional del Prado fue diseñado en 1785 por el arquitecto Juan de Villanueva por orden de Carlos III como Gabinete de Historia Natural. Sin embargo, la finalidad última del edificio no quedaría clara hasta que el nieto del rey, Fernando VII, animado por su consorte, la reina María Isabel de Braganza, decidió destinarlo a la fundación de un Real Museo de Pinturas y Esculturas. El Real Museo, que pronto cambió su nombre por el de Museo Nacional de Pintura y Escultura, se abrió al público en 1819. El primer catálogo incluía 311 cuadros, aunque en esa fecha el Museo albergaba 1.510 obras que anteriormente habían estado en residencias reales.

Numerosos legados han enriquecido los fondos del Museo, entre ellos el legado de Pablo Bosch con su magnífica colección de medallas, el legado de Pedro Fernández Durán, que incluye una amplísima colección de dibujos y objetos decorativos, y el legado de Ramón de Errazu de pinturas del siglo XIX. Tanto la Colección como el número de visitantes del Prado aumentaron enormemente a lo largo de los siglos XIX y XX, por lo que el Museo se vio obligado a ampliar en varias ocasiones el edificio original de Villanueva hasta hacerlo imposible. Por este motivo, la última ampliación del Museo se concretó en un nuevo edificio situado junto a la fachada posterior del original y conectado con él por el interior. Paralelamente a la realización de su último y más ambicioso proyecto de ampliación (2001-2007), el Prado emprendió un periodo de modernización que se inició en 2004 con el cambio de estatuto estatutario y jurídico del Museo, en respuesta a la necesidad de flexibilizar su funcionamiento y gestión y aumentar su potencial de autofinanciación. Este cambio de estatus se materializó en la Ley del Museo Nacional del Prado, aprobada por las Cortes en noviembre de 2003, y su posterior consolidación mediante un Estatuto aprobado por Real Decreto de 12 de marzo de 2004.

->  Castillos de españa por dentro