Playas del delta del ebro

  • por
Playas del delta del ebro

buceo nocturno en la playa de calafat (por josep mª castellvi)

En cualquier periodo del año en que visites el Delta del Ebro encontrarás un paisaje distinto. Los cultivos de arroz pasan por sus diferentes fases dotando al parque de un ambiente diferente según la estación. El espectáculo es sublime cuando el arroz ya está crecido y el viento mueve suavemente los arrozales provocando el efecto de olas de mar de color verde que visitan los extensos campos; una maravilla para la vista y los sentidos.

Si eres amante de la observación de aves, este lugar no te lo puedes perder ya que en él se han identificado más de 350 especies diferentes. De especial importancia es la colonia de flamencos en el Delta del Ebro; en 2020 llegaron a contabilizarse más de 4.000 parejas de flamencos en una única colonia que meses después se incrementó en más de 3.000 pollos. Esta colonia es fácil de observar desde los distintos observatorios que se encuentran situados a lo largo de la carretera. Sólo necesitas unos prismáticos y disfrutar del espectáculo.

Pero no sólo la observación de aves es el único aliciente del Delta del Ebro: gastronomía, deportes, turismo, playas… una infinidad de actividades que convierten este rincón de Cataluña en un lugar que no te puedes perder.

lugares para ver en ( tarragona – españa ) parque del delta del ebro

Playa del Serrallo: Si la de los Eucaliptos te parece tranquila, la playa del Serrallo te parecerá de uso exclusivo. Es la más desierta y virgen de las playas del Delta, ideal para huir del ruido y el bullicio turístico. Con más de 3 kilómetros de longitud y una anchura de hasta 100 metros, podrás bajar las fiestas y llegar a otras playas del municipio de Sant Jaume d’Enveja

Playa de Migjorn: desde el Serrallo puedes ir andando hasta la playa de Migjorn. Por el camino, podrás conocer el proceso de desecación del delta a través de sus compuertas de descarga. Antes de llegar, encontrarás un mirador en el que merece la pena detenerse. Además de poder apreciar espectaculares puestas de sol, disfrutará de las vistas de la isla de Buda y de la laguna de la Alfacada. También puedes tomar algo en un chiringuito o hacer tu propio picnic/barbacoa en las zonas habilitadas.

Playa del Trabucador: otra maravilla del Delta de visita obligada. Situada en el bar Trabucador, frente a Sant Carles de la Rápita, la playa del Trabucador ofrece tranquilidad y un espacio virgen con la comodidad de dejar el coche junto a la playa. Sus aguas poco profundas y cristalinas la hacen idónea para venir con la familia y practicar deportes acuáticos.

lugares para ver en ( tarragona – españa ) playa de riumar

El Trabucador es, sin duda, uno de los espacios más impresionantes del Delta. Consiste en un brazo de arena que se adentra en el mar, entre el mar interior de la bahía de los Alfacs y el mar Mediterráneo. Por lo tanto, se puede observar el mar por ambos lados y disfrutar de las cálidas y tranquilas aguas del Mediterráneo.

Es la playa más popular del Delta del Ebro por su fácil acceso con cualquier vehículo y por sus magníficos paisajes, desde donde se pueden ver las mejores puestas de sol. Por su ubicación, cerca de la laguna de La Tancada, se pueden observar muchas especies de aves acuáticas.

Se encuentra en la posición número dos, detrás de la playa de El Trabucador, porque sólo se puede llegar caminando. Sin embargo, la parte positiva de esto es que no hay un turismo masivo. Está considerada como la playa más importante del Delta del Ebro.

vacaciones en riumar en el delta del ebro

Ha sido designado Destino Europeo de Excelencia (EDEN) por la Comisión Europea en reconocimiento a su propuesta de turismo sostenible. Este espacio natural situado en Tarragona tiene una extensión de 320 kilómetros cuadrados, de los cuales 80 conforman la reserva natural del Delta del Ebro. Tiene una gran riqueza ornitológica y es de importancia internacional por la presencia aquí de más de 400 especies y de algunas de las colonias de cría más importantes del Mediterráneo.

Estas tierras llanas confieren al Delta del Ebro un paisaje único, que varía según la estación del año. En él se encuentran desde huertas y frutales hasta arrozales, mientras que en la zona costera hay grandes lagos bordeados por juncales y cañaverales. Los alrededores de esta reserva natural se caracterizan por sus suelos salinos y sus extensas playas de arena desiertas con sistemas de dunas.