Todos los pueblos de tarragona

  • por
Todos los pueblos de tarragona

Provincia de tarragona

Descubre los pueblos más bonitos de Tarragona que puedes visitar, tanto los situados en la costa del Mediterráneo como en el interior de la provincia. Y es que la provincia de Tarragona tiene muchos lugares que descubrir.

La belleza de sus paisajes y su historia hacen de Miravet una localidad de interés turístico. Esta localidad ha sufrido varias guerras como la carlista y la civil, a pesar de ello, ha sabido mantener su aire medieval y conservar su patrimonio.

El Castillo de la localidad es uno de los centros de interés de la misma. Su imponente presencia domina el paisaje y nos traslada a la época de su fundación, en el siglo XI. Hoy es uno de los mejores ejemplos de arquitectura religioso-militar, y su estructura combina elementos románicos, bizantinos, islámicos y cistercienses. Su exterior es maravilloso, con muchos elementos bien conservados.

Uno de sus elementos más característicos es la muralla, construida en el siglo XIV por orden del rey Pere III el Cerimoniós. Según la leyenda, frente a ella tuvo lugar la lucha entre el dragón y Sant Jordi. Tampoco se puede dejar Montblanc sin visitar la impresionante iglesia gótica de Santa María la Mayor y el antiguo barrio judío, caracterizado por sus estrechas calles.

Hoteles en tarragona

Con una situación geográfica privilegiada, Tarragona se convirtió en punto de paso y asentamiento de diferentes civilizaciones. Además, cuenta con un legado histórico de incalculable valor, plasmado en los singulares pueblos que conforman la provincia.

Adentrarse en los pueblos de Tarragona es una de las mejores formas de apreciar su rico patrimonio artístico y cultural, fruto de siglos de historia. Una forma ideal de conocerlos es realizando rutas por algunos de los pueblos con más encanto de esta provincia una vez que se relajan las actuales restricciones a la movilidad.

Los aficionados a la historia pueden explorar la Cueva de la Fuente Mayor, en Espluga de Francolí. Este conglomerado de cavernas conforma la séptima cueva más grande del mundo; con galerías que son testimonio de la actividad humana durante siglos.

Las localidades de Montblanc y Santes Creus ofrecen paisajes medievales propios de un cuento; con conjuntos arquitectónicos de estilos que van desde el románico más primitivo hasta el gótico. Los monasterios de Poblet y Santes Creus son una muestra del prototipo de abadía cisterciense y una delicia para los amantes de la Edad Media.

Wikipedia

Tarragona, una de las principales atracciones de la región española de Cataluña, ha sido bendecida con sol, una hermosa costa e interesantes monumentos antiguos. Esta ciudad portuaria está situada en la Costa Dorada de Cataluña, y gran parte de la ciudad tiene vistas al Mediterráneo. La preciosa playa de El Milagro está a poca distancia de los principales monumentos.

Para empaparse del pintoresco ambiente del viejo mundo mientras disfruta de una comida, diríjase a El Serrallo, el pueblo de pescadores que se convirtió en la gran ciudad que es ahora Tarragona. En este barrio, los turistas pueden dar un paseo panorámico y disfrutar de un delicioso marisco fresco en uno de los restaurantes del paseo marítimo.

La magnífica catedral de Tarragona se construyó en el siglo XII en el emplazamiento de una mezquita árabe del siglo X, y su construcción continuó durante siglos. Con su mezcla de estilos arquitectónicos, el edificio es uno de los ejemplos más espléndidos de la transición del románico al gótico.

La fachada principal presenta un portal gótico de principios del siglo XIV con esculturas muy detalladas y un impresionante rosetón con tracería calada. El interior, con tres naves en planta de cruz latina, da una impresión de gran austeridad. Una cúpula octogonal sobre el crucero contribuye al ambiente inspirador, y en los transeptos hay exquisitas vidrieras creadas en 1574.

Ruinas romanas de tarragona

El catalán goza de un estatus especial desde la aprobación del Estatuto de Autonomía de 1979 que lo declara lengua «propia de Cataluña»[2] El castellano había sido la única lengua oficial durante la mayor parte del periodo comprendido entre el siglo XVIII y 1975.

Más del 45% de los encuestados utiliza el español para dirigirse a sus padres (frente al 36% que elige el catalán)[4]. Esto se atribuye a la amplia migración desde otras zonas de España durante la segunda mitad del siglo XX, como consecuencia de la cual muchos catalanes tienen uno o ambos progenitores nacidos fuera de Cataluña. Sin embargo, la mayoría (52,6%) utiliza el catalán con sus hijos (frente al 42,3% del castellano). Esto puede atribuirse a que algunos ciudadanos hispanohablantes cambian su lengua materna por el catalán en casa[cita requerida].

Fuera de la familia, el 48,6% de la población indica que se dirige a los extraños exclusiva o preferentemente en catalán, mientras que la proporción de los que utilizan el castellano es del 41,7%, y el 8,6% afirma utilizar ambos por igual[cita requerida].